Mantillas en Sevilla

Historia del abanico

Fue alrededor del siglo XV, entre los años 1400 a 1425, cuando los abanicos llegaron a China desde Corea. Los grandes viajeros de la época los trajeron a Portugal, España e Italia, cunas de los mayores descubridores del planeta.
 
Algunos estudios recientes han demostrado que los primeros abanicos plegables fueron introducidos en Europa por los jesuitas. Catalina de Médici los introdujo en Francia y se hicieron muy populares en la corte de Enrique III, pues los cortesanos tomaban el ejemplo del rey.
 
La época de máximo esplendor tuvo lugar durante los reinados de Luis XIV y Luis XV, tiempos en los que el abanico era un complemento indispensable en el vestuario de una gran señora. Para fabricarlos se utilizaban materiales de auténtico lujo, como piedras preciosas, tafetán de Florencia (que eran las telas italianas más ostentosas y opulentes), oro y metales preciosos.
Abanicos Bastones Díaz abanico con estampado
En el siglo XVII hacen su aparición en Inglaterra, pero el varillaje estaba sujeto a un mango rígido. Eran de gran tamaño y se adornaban con motivos muy diversos, normalmente pintados por artistas de renombre.

Nosotros, en Abanicos Bastones Díaz, tratamos de mantener esa tradición con los abanicos y las mantillas que vendemos en Sevilla